El chavismo triunfó en las regionales ante una oposición fragmentada

Por Xiomara Serrano

El oficialista Gran Polo Patriótico fue el vencedor de las elecciones regionales en Venezuela. Los comicios, que contaron con observadores de la Unión Europea, se caracterizaron, además, por la incapacidad de generar alianzas entre las fuerzas opositoras. 

El 21 de noviembre la República Bolivariana de Venezuela, se enfrentó a su proceso número 27 de elección popular, desde que irrumpieron hace casi 23 años ya, las fuerzas progresistas encabezadas en aquel entonces por el fallecido expresidente Hugo Rafael Chávez Frías. Venezuela no es la misma de aquel entonces. Su padrón electoral supera ahora los más de 20 millones de venezolanos y venezolanas llamados a las urnas a votar por quienes serán sus próximas autoridades locales de los 23 estados y 335 municipios en las elecciones regionales. Un proceso democrático donde una vez más y tal como en oportunidades anteriores se midieron las principales fuerzas políticas del país.

Uno de los grandes protagonistas de la jornada fue el renovado Consejo Nacional Electoral que, según la Ley Orgánica del Poder Electoral de Venezuela, es el órgano rector de la materia. Su nuevo directorio surge de un gran acuerdo entre sectores de la oposición y el oficialismo.

La jornada electoral se llevó a cabo con la alegría que caracteriza a los y las habitantes del país caribeño, que –a pesar de la situación política y económica– concurrieron a votar por los candidatos y candidatas de su preferencia. Según lo publicado en las páginas oficiales del Consejo Nacional Electoral (CNE) en las más de 12 horas que duró el proceso de votación con centros electorales funcionando desde las 6 de la mañana hasta aproximadamente pasadas las 6 de la tarde de la hora local y siempre que no hubiera más electores haciendo fila en la espera de su turno para votar, votaron más de 8 millones de personas, lo que correspondería al 41,8% del padrón electoral.

Los resultados mantuvieron la tendencia de las últimas elecciones, el Gran Polo Patriótico, coalición que agrupa las principales fuerzas oficialistas afectas al gobierno del presidente Nicolás Maduro, fue el ganador de la jornada electoral, obteniendo la victoria en veinte de las veintitrés gobernaciones y en 205 alcaldías de los principales estados del país. Dentro del Gran Polo Patriótico el gran vencedor fue el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), que obtuvo la mayor cantidad de votos y de esta manera la mayor cantidad de representantes electos.

La derecha se agrupo en dos coaliciones, la Plataforma Unitaria y Alianza Democrática. Algunos de los partidos integrantes de estos conglomerados retomaron las vías democráticas al presentar sus propias candidaturas después de tres años de restarse de forma voluntaria a los procesos electorales anteriores, como fue la elección de la Asamblea Constituyente y la renovación del pleno de la Asamblea Nacional. Recordemos que la última participación electoral de la oposición fue en el año de 2018.

El estado fronterizo con Colombia, Zulia, que es además es uno de los que posee mayores reservas de petróleo y minerales, con una importancia estratégica y económica importante para Venezuela, fue el mayor logro obtenido por la oposición, que ha sido autocritica por los resultados obtenidos luego de no haber podido construir alianzas necesarias para enfrentar al chavismo en este nuevo proceso electoral y perder de esta manera una clara oportunidad de fortalecer el bloque opositor desde los gobiernos locales. 

El recién electo gobernador del estado Zulia, Manuel Rosales, es sus primeras declaraciones indicó: “si hubiésemos ido unidos, mínimo más de diez gobernaciones hubiesen acompañado la victoria del Zulia”. Y es que la oposición logró solamente tres gobernaciones; mientras que en las alcaldías 57 son de la Mesa de la Unidad Democrática y 37 de la Alianza Democrática, otros partidos lograron las veintiuna restantes. 

Venezuela vivió una nueva fiesta electoral, sin denuncias de fraudes de parte de los sectores participantes y en donde asistió por primera vez una Misión de Observación Electoral de la Unión Europea, en el marco de un proceso de diálogo entre oficialismo y oposición. 

Venezuela se encamina a una nueva etapa de gobernabilidad, en donde todos los sectores de la vida política nacional se están haciendo parte, con el objetivo de superar a través de grandes acuerdos y la creación de una agenda conjunta de mínimos comunes, la crisis político-social que se ha venido profundizando en los últimos años en la nación latinoamericana. 

Al cierre de esta edición, se mantenía la disputa por el sillón de la gobernación del estado Barinas, cuna del chavismo, en donde resultó ganador por escaso margen el candidato de la oposición Freddy Superlano. La Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, ordenó al Consejo Nacional Electoral la repetición de las elecciones en el Estado, que fueron programadas para el próximo 9 de enero de 2022. El motivo, garantizar condiciones de igualdad en la participación de los sujetos con derecho al sufragio en la entidad, ya que Superlano mantiene vigente una medida de inhabilitación de ejercicio a cualquier cargo público, dictada por la Contraloria General de la República. 

Xiomara Serrano (Venezuela) es politóloga, licenciada en Estudios Políticos y de Gobierno. Ha sido consultora en campañas electorales y asesora de legisladores y ministros en Venezuela y Chile. Actualmente es parte del equipo ejecutivo de la Fundación Chile Literal.
Twitter: @xdcs90 
Instagram: @Xioserra3008
 

Compartir
Facebook
Twitter
LinkedIn
lo último

Flor de posicionamiento

Por Leonardo Agustín Motteta La comunicación política, como disciplina y oficio, es un ámbito de muchos interrogantes. Todos quienes estamos

La campaña del único candidato

El mandato de Porfirio Díaz es uno de los sucesos más importantes de la historia política en México, pues durante