Análisis de marcos en el contexto de Un violador en tu camino: micromovilización, redes y significados

Por Lizett Paola López Bajo

El performance Un violador en tu camino fue parte de una obra teatral que, nunca llegó a estrenarse. El colectivo feminista chileno LasTesis, lo presentó por primera vez en la ciudad de Valparaíso el 20 de noviembre de 2019, en medio de las protestas que sacudieron el país. La canción se volvió viral y en unos días transformada en himno de protesta. Su letra, coreografía e iconografía lo convirtieron en un fenómeno multitudinario replicado por movimientos feministas alrededor del mundo. El objetivo de este texto es analizar las redes construidas entre movimientos de mujeres al replicar el performance en la ciudad de Cartagena en noviembre de 2019. ¿Qué explica el agrupamiento temporal de las organizaciones de movimientos sociales de mujeres al replicar el performance?

El sociólogo Erving Goffman (2006) se refiere a los marcos como esquemas interpretativos que simplifican y condensan el mundo ahí fuera puntuando y codificando selectivamente situaciones, acontecimientos, secuencias de acciones en el pasado y presente de los individuos. Sirven para destacar y exagerar la gravedad de una situación definida como injusta, posibilitan realizar diagnósticos y una línea general de acción para resolver el problema.

La violencia hacia la mujer en una ciudad periférica

Las distintas violencias que sufren las mujeres (física, emocional, económica, sexual, psicológica, verbal) se entrecruzan y no pueden ser consideradas como fenómenos independientes y aislados, sino acumulativos. Las feministas han calificado las violencias hacia las mujeres como una situación injusta que merece ser cambiada, pues es un obstáculo para alcanzar la igualdad, el desarrollo y la paz (UN, 2021). Si bien, los Estados han fortalecido sus sistemas jurídicos al contar con leyes específicas para atender la violencia hacia la mujer, los mecanismos de prevención y sanción son insuficientes para detenerla y su implementación, deficiente. En Cartagena, en 2019 ocurrieron cuatro feminicidios y en 2020, cinco (ONU Mujeres, 2021). La violencia que culmina en un feminicidio es producto de otras no diagnosticadas a tiempo; se requiere implementar medidas más fuertes contra de los agresores, sistemas de atención integrados para las víctimas y programas para prevenir los casos.

Mi propia participación me llevó a sistematizar la experiencia del performance en Cartagena, parto de una etnografía participativa y conversaciones más bien informales con las activistas. La convocatoria del primer ensayo se difundió a través del periódico local El Universal de Cartagena y redes sociales. Se tuvo a disposición el patio del Museo Histórico de Cartagena en el Centro Histórico de la ciudad. Durante los ensayos se creó un grupo de WhatsApp de mujeres que permitió la coordinación de las siguientes prácticas, la interacción de las activistas, la discusión sobre el proceder del performance y se establecieron posiciones que demandaban mayor horizontalidad.

Una regla desde el principio fue no dejar ingresar hombres (cis) al espacio de práctica, convirtiéndose en condición sine qua non en la segunda práctica cuando ingresó un joven con una cámara y grabó el ensayo sin permiso de las presentes.

El día de la presentación se decidió para el 5 de diciembre aprovechando un evento masivo que se realizaría en la ciudad.

Los logros

El objetivo del performance era movilizar a muchas mujeres, generar un impacto en los espectadores y concienciar sobre la violencia de género. Además, representaba simbólicamente una toma del espacio público por parte de las mujeres lo cual implica un registro consciente de este para su apropiación. La centralidad del agravio que genera la violencia creó el marco que llevó a la micromovilización. Los grupos participantes llamaron la atención de las autoridades locales, pues la estructura (física y de personal) para la atención a las mujeres víctimas es deficiente. Lo “inesperado” pero un efecto directo del performance fue el fortalecimiento de las redes entre las distintas organizaciones. Los ensayos permitieron que muchas activistas compartieran experiencias y saberes. Con el tiempo algunas de estas relaciones se fortalecieron o desvanecieron pasada la efervescencia de la presentación. La gran oportunidad fue articular redes de trabajo y mostrar que había un movimiento social de mujeres en la ciudad, cuando parecía que eran islas trabajando por su cuenta.

Lizett Paola López Bajo (Colombia) es filósofa de la Universidad de Cartagena y magíster en Ciencias Políticas de la Flacso, Ecuador. Actualmente realiza estudios de doctorado en Ciencias Políticas y Sociales en el programa de posgrado de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Análisis de marcos en el contexto del performance Un violador en tu camino en la ciudad de Cartagena: micromovilización, redes y significados, es un trabajo presentado en 2021 en el Seminario Acción colectiva, protestas y movimientos sociales, del doctorado mencionado.

Twitter: @LizPaolaLopez23

Compartir
Facebook
Twitter
LinkedIn
lo último

Flor de posicionamiento

Por Leonardo Agustín Motteta La comunicación política, como disciplina y oficio, es un ámbito de muchos interrogantes. Todos quienes estamos

La campaña del único candidato

El mandato de Porfirio Díaz es uno de los sucesos más importantes de la historia política en México, pues durante